Estudiar viajando o viajar estudiando, una tendencia en el sector del turismo

No siempre se viaja en el marco de unas vacaciones. Es bien sabido que muchos viajan por trabajo y que muchos otros lo hacen para estudiar en el exterior. Sin embargo, en los últimos años se ha potenciado una tendencia que combina el relax de las vacaciones y el ánimo de conocer nuevos destinos, con actividades más formales como el estudio o el trabajo.

El último caso (viajar trabajando o trabajar viajando) es una tendencia que también se conoce como “work and travel”. Muy corriente ente los viajeros más jóvenes, la idea es conocer ciudades del mundo, solventando los gastos con el dinero que se obtiene usualmente en trabajos de medio tiempo. Claro: si queremos disfrutar del destino, es necesario disponer de una porción del día para dar rienda suelta a la exploración.

Viajar trabajando tiene algunas ventajas considerables; una de las más apreciables es que al introducirse en el mercado laboral de una ciudad es posible conocerla verdaderamente, viviendo como los lugareños, levantándose por las mañanas como ellos, almorzando en los sitios donde ellos almuerzan. O sea, saliendo de los clásicos itinerarios del turista con su cámara al hombro. La tendencia es de tal magnitud, que es posible encontrar agencias de viajes, empresas del rubro e incluso embajadas que ofrecen programas de “work and travel”.

Como anticipamos, también es cada vez más usual viajar al exterior combinando turismo y estudio. En este caso, también hay diferencia con los clásicos viajes de estudio o intercambio: este boom implica aprovechar los viajes para acudir a cursos breves, usualmente de idiomas. Aunque tal como nos cuentan desde una institución en donde se dictan cursos de mecánica automotriz (http://www.institutoitm.edu.ar/), las materias específicas también tienen un público viajero que las elige.

Resultado de imagen para viaje de estudio

Datos provistos por la Alianza Francesa señalan que desde al año 2000 a esta parte, ha crecido un 77 por ciento el número de estudiantes que se van al extranjero para continuar sus estudios. Si en el año 2000 la cifra rondaba los 3 millones, en la actualidad roza los 4 millones. Se indica que por la mayoría elige países europeos para estudiar allí (un 38 por ciento), seguido por Estados Unidos como destino (23 por ciento), aunque en América Latina la tendencia es cada vez más palpable.

Según nos dicen desde el Instituto Tecnológico de Motores (más detalles aquí http://www.institutoitm.edu.ar/institucional) es cada vez más usual que entre los grupos de estudiantes haya extranjeros, que usualmente eligen los cursos breves o las carreras que se cursan en un semestre. Es cierto que los cursos de idioma encabezan las estadísticas en el marco de este boom, pero son muchos los que eligen materias bien específicas no sólo para adquirir estos conocimientos sino también para conocer los destinos desde otra perspectiva, una mucho más lugareña.

Martín Grades es español y viajó a la Argentina hace dos meses con la idea de conseguir un trabajo de medio tiempo en Buenos Aires. Su testimonio aparece como epílogo de este repaso. Cuenta Martín: “Cuando aterricé en Buenos Aires no tenía una recomendación de trabajo ni mucho dinero. Pronto conseguí un empleo de medio tiempo en una cafetería, que me dejaba tiempo por las tardes para recorrer la ciudad. No tenía plazos, pero sabía que no estaría allí más de 6 meses. Una tarde, al salir de la cafetería, pasé por un instituto en donde se dictan clases de pintura típica de Buenos Aires conocida como fileteado porteño. Ahora vivo como si fuera un residente de Buenos Aires: por las mañanas trabajo y por las tardes estudio. Y si bien nunca imaginé que un viaje implicaría tantas responsabilidades, ahora creo que esta es una excelente forma de hacer turismo”.

Alquilar viviendas o locales en la ciudad de Buenos Aires

Buenos Aires es una ciudad increíble, que tiene una oferta cultural, gastronómica y comercial que resulta muy atractiva para los habitantes locales y para los turistas nacionales e internacionales. Los que quieren vivir en Buenos Aires en forma permanente o temporaria, deben conocer algunas características del área inmobiliaria de la ciudad, especialmente de los alquileres.

Las inmobiliarias manejan este mercado y las hay de diferentes tamaños, algunas que trabajan en algunos barrios específicos mientras que otras abarcan toda la ciudad y sus alrededores.

Para poder alquilar una vivienda o un local existen diferentes requerimientos que van desde tener ingresos comprobables hasta presentar una garantía. En muchas ocasiones, esta última exigencia trae varios problemas a los futuros inquilinos que no tienen a nadie que pueda ser su garante. Pero hoy en día hay una solución muy concreta en Buenos Aires y en todo el país: los seguros de caución, una garantía que se lleva a cabo a través de un seguro, tal como se explica en el sitio web OPC (https://segurosdecauciones.com.ar/).

Realmente, esta herramienta facilita el proceso tanto para inquilinos como para propietarios e inmobiliarias.

Alquileres temporarios

Este tipo de alquiler no es nuevo, pero sí es cada vez más popular por diferentes razones. Por ejemplo, los turistas sienten que pueden moverse más libremente si se alojan en un departamento que en un hotel, además de pagar un precio más conveniente. La oferta es muy variada pero los departamentos más populares son los de uno y dos ambientes en zonas como Palermo, Villa Crespo, Centro, Recoleta y Belgrano, entre otros. En general, para estos alquileres no se pide garantía, sino que se solicita un adelanto o depósito especial.

Los dueños publican su oferta en sitios web enfocados especialmente para ofrecer este servicio a turistas, o consiguen sus inquilinos a través de las inmobiliarias.

Alquileres comerciales

Los emprendedores no solo son argentinos. Cada vez más personas de otros países invierten en pequeños o grandes negocios en los que está involucrado un local. Los requisitos para alquilar un espacio comercial en la ciudad capital son:

  • Dos meses adelantados de alquiler (que debe cobrar el dueño, no la inmobiliaria)
  • Un mes adelantado
  • Los honorarios de la inmobiliaria, en caso de que intervenga una, se pactan entre las partes de acuerdo con el porcentaje asignado por las leyes vigentes
  • La garantía
  • Comprobante de sueldo o de ingresos

Con relación a la garantía, puede ser una garantía tradicional de un amigo o familiar o una obtenida a través de un seguro de caución para alquileres. Para conocer más detalles sobre esta forma de garantía comercial, en https://segurosdecauciones.com.ar/seguro-alquiler/garantias-alquilar/ se puede encontrar una variedad de detalles esenciales para concretar cualquier contrato de alquiler con el uso de estas garantías.