Conferencias y seminarios en tecnología: dos grandes opciones para visitar Buenos Aires

Buenos Aires se caracteriza por desarrollar estupendos encuentros, conferencias y seminarios cuyo tema central es la tecnología. Esto es algo que es aprovechado especialmente por muchos profesionales del interior del país, tanto para capacitarse como para actualizarse en un terreno que cambia permanentemente. Por otro lado, también es una excusa ideal para recorrer la ciudad más grande del país.

En muchos casos, este tipo de encuentros son organizados por empresas de tecnología, dedicadas principalmente a brindar soluciones informáticas integrales, un servicio que parece ser esencial para el normal desarrollo de cualquier empresa. Los profesionales del interior del país suelen prestar mucha atención a estos eventos, que en la mayoría de los casos son realmente exitosos en cuanto a la cantidad de público que asiste.

De más está decir que desde el turismo también se aprovechan estas iniciativas privadas, ya que atraen a muchas personas a la ciudad de Buenos Aires, con lo cual nuestro sector se ve claramente beneficiado. El tema principal de estos seminarios y conferencias ronda alrededor de la consultoría de sistemas, algo que actualmente forma parte de la estructura básica de toda empresa.

Esta clase de eventos no suelen ser apoyados desde el sector del turismo, sino que más bien consisten en iniciativas privadas que se realizan con mucho esfuerzo de parte de los organizadores. Desde aquí consideramos que el ámbito del turismo podría hacerse mucho más al respecto, por ejemplo, financiando espacios públicos para su organización, o simplemente publicitándolos, con lo cual se podría aumentar considerablemente el nivel de difusión que estos tienen, y así atraer a más personas.

Buenos Aires es una ciudad que no vive exclusivamente del turismo recreativo, que por cierto es muy importante, desde luego. Este tipo de propuestas, como los seminarios y conferencias, atraen a una buena cantidad de profesionales todos los años, y en ocasiones varias veces en un mismo año, cuando son lo suficientemente convocantes, de manera tal que el incentivo oficial debería ser una prioridad al respecto.

Aquellos profesionales en tecnología en el interior del país, muchos de ellos desarrollándose en empresas situadas en otras grandes ciudades, seguramente saben de la importancia de estar actualizado en un ámbito cuyas reglas pueden cambiar radicalmente, volviendo esencial la posibilidad de estar al día con todo lo que ocurre. ¿Por qué el turismo debería pasar por alto una alternativa tan consistente como ésta?

En realidad, no hay razones de peso para descartar este perfil de turismo sin analizarlo detenidamente. Después de todo, la tecnología seguirá siendo un factor preponderante en la economía, razón por la cual este tipo de conferencias y eventos seguirán creciendo exponencialmente en el futuro, atrayendo a más y más personas todos los años hasta nuestra ciudad.

La ecuación es simple: si desde el sector del turismo no se invierte en este sentido se puede perder mucho del terreno ganado con el transcurso del tiempo, el cual hasta ahora solo ha sido incentivado por el sector privado, salvo ocasiones excepcionales.

La tecnología que revoluciona el rubro de la construcción

La construcción también ha recibido los beneficios de los avances tecnológicos a través de los dispositivos, maquinarias y materiales que hoy los arquitectos e ingenieros tienen disponible para desarrollar sus proyectos. Con solo pensar en avances que hoy se utilizan como la construcción en seco y la integración de los nuevos módulos húmedos, los profesionales que trabajan en este campo ya sueñan con construir edificios con impresoras 3D que por ahora son solo una promesa.

El camino de la tecnología para llegar a la construcción

Durante las últimas dos décadas, algunos sectores industriales hicieron una transformación espectacular gracias a la tecnología, que hoy está presente en cada uno de los procesos que emprenden. Dos buenos ejemplos de esta situación son la industria automotriz y la textil. ¿Quién mantiene toda esa tecnología operativa y actualizada? Las mismas empresas de primer nivel que reparan una computadora hogareña (ver más detalles en https://servicedigital.com.ar/), pero que tiene un equipo especializado en servicios corporativos. Por otro lado, las compañías constructoras tuvieron que recorrer un camino un poco más largo hasta llegar a la tecnología que hoy les permite contener los costos.

La tecnología aplicada a la construcción permite ofrecerles a los empleados mayor seguridad para prevenir accidentes, y utilizar robots para realizar tareas que pueden ser muy peligrosas para los trabajadores, quienes pueden dedicarse a los trabajos en las que se necesita el uso de la experiencia y el conocimiento.

Asimismo, en las constructoras está presenta la automatización de otros procesos que no tienen que ver directamente con la construcción. La tecnología en las oficinas que se utiliza para el desarrollo de los proyectos, la comunicación, los programas especializados y hasta para recibir el servicio técnico de computadoras, que es el soporte básico para que todo funcione a la perfección.

Las herramientas tecnológicas especializadas en el presente y en el futuro

Naturalmente, hoy en el área de la construcción se utilizan herramientas tecnológicas que les permiten a los profesionales realizar tareas con anticipación, que hasta hace algunos años eran imposibles de imaginar. Por ejemplo, el modelado de información de construcción permite visualizar objetos en formato 3D con estimaciones espaciales y datos de la estructura de un edifico. Como el modelado, hay muchas otras alternativas que hacen que el trabajo de los responsables del diseño y el desarrollo sea un poco más fácil, creativo y preciso.

Es difícil saber a donde llegará la tecnología en el campo de la construcción. Ya se habla de cascos con realidad aumentada para ayudar a los ingenieros, operarios y arquitectos a ver de forma virtual del recorrido de las tuberías y otros elementos internos de los edificios. Aunque la realidad virtual ya es una realidad en la actualidad, se espera que su uso se extienda aun más en el mundo de la construcción, como el de otras herramientas tecnológicas.

Un nicho que crece: turismo cinético

Sin duda, los tiempos que vivimos están caracterizados por dificultades económicas, disminución del poder adquisitivo y una competencia siempre atenta que obliga a quienes nos dedicamos al turismo a detectar y trabajar en nuevas áreas o nichos que permiten hacer crecer al negocio.

Por eso, en esta entrada nos ocuparemos de una vertical particular de este mercado, pocas veces analizada y conocida por quienes nos desempeñamos en cualquier rubro relacionados con los servicios para los viajeros: el turismo cinético o de caza.

Las personas que viajan anualmente por todo el mundo con el objetivo de cazar animales salvajes de diferentes tamaños y características se cuentan en millones. Se trata de un negocio sumamente redituable, basta con pensar que en el continente africano un solo cazador debe pagar en promedio unos mil euros una estancia de una semana para realizar esta actividad.

La Argentina no es la excepción, ya que desde principios del siglo XX esta actividad no ha dejado de crecer. No obstante, la dimensión del mercado local dista mucho de los líderes mundiales en esta actividad: el continente africano y los Estados Unidos, que sin duda son las zonas con mayores ingresos por este tipo de acciones, ya sea en lo referente a la caza mayor – también llamado Big-Game – o menor.

En el último grupo se encuentran especies como marsupiales, patos salvajes, perdiz, vizcachas, entre otros. En el otro, se encuentran los animales de mayor tamaño con jabalíes, pumas y zorros.

Por supuesto, la actividad se encuentra estrictamente reglamentada y controlada por las autoridades del ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca. Esto quiere decir que se trata de una ocupación profundamente vigilada, en la que deben respetarse y gestionar permisos especiales, temporadas, licencias y otras cuestiones imprescindibles para practicar con responsabilidad y legalidad.

Existen empresas especializadas, como TGB Outfitters, que conocen a fondo los requisitos y que se han posicionado como líderes en el sector, confirmando aún más la fuerza de este negocio, que en su mejor versión se realiza con un profundo sentido de la importancia de la conservación y el respeto por las especies.

Lamentablemente, la cacería ilegal y su práctica indiscriminada han contribuido a generar graves problemas de supervivencia a especies enteras, como por ejemplo, el jaguar argentino, cuya captura está prohibida y penada por la ley.

Una vez mencionados estos aspectos fundamentales de esta práctica, es importante resaltar que se trata de una actividad que genera a su vez, otros negocios relacionados. Desde la potenciación de zonas y paisajes específicos, pasando por la venta de los insumos necesarios para la cacería, hasta la demanda de hoteles y lugares de estadía, se trata de aspectos que redundan en beneficios adicionales y complementarios al negocio principal.

En efecto, el perfil general de las personas que se apasionan por estas actividades se caracteriza por ser viajeros aficionados a las aventuras y las salidas que ofrecen un ingrediente ligado a lo salvaje y las costumbres más arcaicas y ancestrales del humano.

En este sentido, las grandes estancias y los lugares para quedarse que están cerca de las zonas de caza cuentan con una target objetivo de buen poder adquisitivo y asistencia regular durante las temporadas de caza. Hoteles, residencias y otras alternativas similares convocan a estos paseantes, que buscan descansar en lugares tradicionales, sencillos y cómodos durante su aventura.

La gastronomía y sobre todo la oferta de menús con carnes exóticas, como jabalí o ciervo rojo, merece ser mencionada como una propuesta estrechamente ligada y favorecida por el turismo cinegético y en franco crecimiento.

Y es que una parte muy importante de quienes eligen este tipo de turismo, son personas cuyo único trofeo es consumir al animal. Así, el fin último de la cacería no es otro que el de servirse de la presa como alimento, como ha sucedido a lo largo de la historia del hombre.