¿Es posible recibir envíos en los hoteles?

Muchas personas que viajan al exterior, ya sea por vacaciones o por trabajo, deciden aprovechar al máximo su estadía planificando el envío de paquetes con documentos o mercadería directamente a sus respectivos alojamientos.

Para evitar pérdidas de tiempo y extensos recorridos por shoppings o centros comerciales con listas de compras en mano, los pasajeros adquieren los productos en tiendas online internacionales y colocan la dirección del hotel donde se hospedarán para recibirlos. La entrega se hace por servicios Courier como el que ofrece Imex, o bien a través del correo oficial de cada país.

A pesar de que el servicio parezca práctico y simple, antes de optar por esta modalidad, conviene tener en cuenta algunas cuestiones. En primer lugar, se debe verificar que el alojamiento que se haya contratado acepte la recepción de los envíos. Dado que si no lo hace, rechazarán el paquete y luego habrá que modificar la dirección para la entrega, generando un inconveniente.

En el caso de que los reciban, se debe consultar si hay algún tipo de limitación en el servicio. Por ejemplo, muchos hoteles solamente aceptan la recepción de encomiendas de un determinado peso y volumen, básicamente por una cuestión de espacio de almacenamiento.

Por otro lado, en algunas ocasiones, los hoteles ofrecen el servicio de recepción de paquetería, pero no lo hacen de forma gratuita, sino que cobran por efectuarlo. Los criterios para las tarifas varían según cada alojamiento, pero la mayoría establece precios fijos por día.

El peso, el tamaño, el volumen y el valor declarado de la mercadería son algunos de los factores que inciden en las tarifas, además de la cantidad de días que deben guardar la encomienda hasta que el huésped pueda realizar el retiro. Algunos hospedajes cobran entre 5 y 3 dólares para recibir envíos internacionales, mientras que otros llegan a cobrar hasta 15 dólares diarios por bulto.

Por este motivo, es altamente recomendable que el pasajero consulte con su hotel cuánto cobran por el servicio de recepción y guardado de paquetes, para calcular si realmente conviene adquirir el producto en los portales de venta extranjeros. Dado que además del costo de la mercadería, deberá pagar los gastos de envío y, de existir, las tasas que establece el lugar de alojamiento.

Además, hay una cuestión muy importante que no puede obviarse: cómo llevar los envíos recibidos al país de destino. Los pasajeros no deben olvidar que si compran productos muy pesados o muy voluminosos tendrán que adquirir valijas adicionales y pagar los cargos por el exceso de equipaje ante la compañía aérea.

Por último, al momento de ingresar en la Aduana algunas mercaderías requieren el pago de impuestos, lo cual encarece bastantes el costo final del producto. Entonces, para evitar gastos innecesarios y dolores de cabeza, antes de encargar un producto y enviarlo a tu hotel en el exterior, lo mejor es hacer bien los cálculos teniendo en cuenta qué tipo de bienes se van a comprar, el peso, las medidas, los impuestos que abonan y cualquier gasto adicional que pueda surgir.