La limpieza en los lugares de alojamiento una tarea esencial

En nuestros recorridos e investigaciones por diferentes hoteles y sitios turísticos hemos encontrado y aprendido algunos tips relacionados con la limpieza y la higiene en los lugares de alojamiento y hoteles que merecen la pena ser comentados. Sobre todo nos referiremos a la ropa blanca y su presentación en estos lugares de descanso. Sin duda, este aspecto es uno de los principales puntos a considerar para la buena elección de un lugar para permanecer durante un viaje, ya sea por placer o vacaciones. Es indudable que encontrarse con una cama con sábanas casi inmaculadas y que dan la sensación de estar por estrenarse, es una de las cosas que más nos gustan en la experiencia de nuestros viajes. La forma de poder asegurar el óptimo estado de estos materiales requiere de conocimientos, responsabilidad y experiencia. Los responsables de estos sitios lo saben. Por eso, la mayoría de estos establecimientos tercerizan este tipo de servicios en empresas especializadas y con antigüedad en el mercado, para asegurar la calidad y eficacia de los trabajos. En esta línea se anotan compañías como El Lucero, que se centra específicamente en el lavado industrial en diferentes rubros. Y es que como en otras áreas de este negocio, también en este rubro existen varios puntos a considerar y normas que cumplir, además de pequeños tips que aseguran el mejor resultado en cada uno de los lavados.

Para los clientes, y por ende para quienes brindan un servicio, hay un aspecto de vital importancia, relacionado con las enfermedades que pueden transmitir la ropa blanca. No es por supuesto un tema menor, sobre todo cuando se viaja a lugares remotos y no tan conocidos para la propia cultura. Diversos estudios científicos y profesionales de la salud señalan que las toallas y sábanas que se usan diariamente son también un lugar privilegiado para conservar bacteria,ácaros  y hongos, e incluso “atesorar” células muertas de la piel y secreciones salivales y urinarias. Por supuesto que existen estándares en la industria que trabaja para erradicar estos inconvenientes, como por ejemplo la barrera sanitaria, una forma de realizar los procedimientos que se basa en aislar la ropa sucia en todo el proceso de lavado, con respecto a aquella que ya está lista para su uso. En este enlace http://ellucero.com.ar/barrera-sanitaria.php se puede saber más sobre este importante procedimiento.

Una curiosidad que nos llamó la atención en nuestras experiencias de viaje era el olor avinagrado sobre todo en las toallas, nos enteramos que muchas veces efectivamente se usa este producto pues permite conservar mejor la calidad de las toallas, frente al suavizante, que suele dejar restos en las telas. Así estos productos se deterioran y se vuelven menos suaves con el correr del tiempo. En algunas ocasiones más extremas nos ha tocado ropa blanca de mediocre calidad, algo que resulta realmente frustrante y torna absolutamente negativa toda la experiencia sobre un determinado lugar. En el aspecto más positivo se puede mencionar los diferenciales que se pueden incorporar en este tipo de materiales, desde el nombre del hotel, hasta algún detalle en otra textura que lo vuelva memorable para el usuario. Si bien el blanco es seguramente el color más recomendado, por sus connotaciones de pureza y por revelar instantáneamente cualquier deterioro, es cierto que no ayuda a distinguirse del resto, convirtiéndose en una característica que no suele sumar al branding general del lugar. Por eso, poder establecer una constante que recorra sábanas, toallas  y fundas es un plus recomendado que resulta muy valorado por el visitante.