Turismo antiestrés, una propuesta distinta para atraer a los viajeros

Existe un segmento de viajeros, cuya motivación para conocer una ciudad o un país está relacionada fundamentalmente con la posibilidad de, no sólo encontrar nuevos paisajes y atractivos turísticos, sino también encontrar una opción diferente, que aporte tranquilidad y paz a su estadía. El llamado turismo antiestrés es una verdadera tendencia mundial, que también gana cada día más adeptos y seguidores en nuestro país.

De acuerdo a los últimos estudios de la prestigiosa Asociación Americana de Psicología (APA, por sus siglas en inglés), un tercio de los habitantes de los Estados Unidos vive en un estado de estrés extremo. Además, casi la mitad (48 por ciento) considera que este estado ha aumentado notoria y progresivamente en los últimos 5 años.

Por otro lado, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) asegura que en Latinoamérica entre un 12 a un 16 por ciento de las personas manifestó sentir tensión o estrés en su ámbito laboral de manera constante. El exceso de tareas, el miedo a perder el trabajo y una relación no siempre óptima con jefes y pares, son algunas de las razones de este estado.

Este verdadero enemigo silencioso de la vida moderna afecta a hombres y mujeres por igual, no sólo a nivel emocional, sino también en su plano físico y mental. Asimismo, si no se controla, puede afectar las relaciones humanas y la actividad laboral. No sorprende entonces que, el estrés sea en todo el mundo, un motivo de preocupación constante, por parte del sistema de salud pública y organismo que controlan el trabajo.

Por eso, existen nuevas disciplinas desde el sector de la salud que abordan estas dolencias, desde una visión holística, que busca integrar todos los planos de una persona. La llamada medicina funcional ofrece, en definitiva, una perspectiva en la que el paciente está en el centro. Según  explican los especialistas de Integrative Health, este paradigma se propone abordar las enfermedades, haciendo hincapié en el origen de las mismas. Por eso, se incorporan diversas herramientas y conocimientos de distintas áreas de la salud, que permiten brindar una opción plural, profunda y total del ser humano.

Esta visión tiene como base la idea de que la falta de tranquilidad y armonía en la rutina y el trabajo contribuye a la aparición de enfermedades y problemas de salud en general. Sobre todo, en aquellas relacionadas más estrechamente con el aspecto emocional como pueden ser dolencias crónicas, como la hipertensión o la fatiga crónica.

Recientemente, la revista European Journal of Preventive Cardiology, especializada en cardiología, publicó una investigación que encontró que el estrés laboral y las horas de descanso insuficientes están relacionados con un riesgo tres veces mayor de muerte cardiovascular, en aquellos empleados que sufren hipertensión.

Para saber más sobre los prociedimientos tendientes a controlar la hipertención, que propone la medicina funcional se pude visitar el siguiente enlace: https://medicinaintegrativayfuncional.com/tratamientos-hipertension. Fundamentalmente, para estas filosofías y prácticas médicas, lograr reducir el estrés es un objetivo esencial, dentro de un marco integral de sanación. Por eso, una alternativa que apuesta por la vida natural y la paz atrae a este tipo de turistas, en búsqueda de estas sensaciones, como una forma de contribuir a la recuperación de una dolencia puntual o sencillamente mantener un estado mental y físico óptimo.