Turismo y salud, una relación óptima

Pasear -ya sea por motivos personales o corporativos- es una actividad que siempre nos ayuda a despejarnos y apartarnos un poco de la rutina diaria. Seguramente, al regresar de un viaje nos sentimos más relajados, con más energía y renovados para intentar nuevas experiencias o retomar las antiguas con otra perspectiva.

Viajar es saludable y agradable, sin duda. No en vano, muchos profesionales de la salud recomiendan sencillamente optar por un recorrido, corto o largo, por ciudades o países desconocidos como forma de ayudar a una recuperación, problema puntual o general, que se puede estar padeciendo. El aspecto emocional es un componente esencial de todos los tratamientos y el estrés uno de los motivos más comunes en este sentido de algunas enfermedades.

Pero esta forma de relación entre turismo y salud, no es la única. En los últimos años, el denominado turismo de salud o bienestar se ha incrementado notoriamente. Se trata de un grupo de hombres y mujeres que visitan diferentes destinos, teniendo como principal motivador un tratamiento o procedimiento relacionado con este sector.

Desde procedimientos estéticos, tratamientos dentales o pequeñas intervenciones programadas, todo forma parte de los servicios elegidos por este grupo de turistas. Especialistas como la Dra Alaya, confirman que los pacientes desde otros países que llegan al consultorio dental, para realizarse implantes o tratamientos de periodoncia, han ido en aumento.

Las razones están a la vista. En primer lugar, debe mencionarse la excelencia de nuestros profesionales y médicos, reconocidos no sólo por el prestigio en su formación, sino también por su calidad humana, que los pone a la cabeza a la hora de elegir un procedimiento marcado por la buena atención y la empatía.

En segundo lugar, porque los avances tecnológicos, ya sea en equipos, materiales o procedimientos en la Argentina, no tiene nada que envidiar a ninguna otra parte del mundo. En general, los adelantos y avances llegan prácticamente al mismo tiempo en este tipo de rubros.

En tercer lugar, el precio de estas intervenciones resulta muy competitivo, en comparación con otras zonas del mapa. Basta investigar cuánto puede salir en otros países por ejemplo, un tratamiento de ortodoncia para vislumbrar rápidamente las marcadas diferencias con respecto a los costos locales  (en este enlace más informaicón sobre cómo calcular por ejemplo valores de brackets: https://draalaya.com.ar/blog/cuanto-salen-los-brackets.html). Básicamente, las diferencias tienen que ver con la fluctuación y el debilitamiento -a lo largo de los años- del peso, con respecto al dólar, que hace que los costos en estas tierras resulten sensiblemente menores al convertirlos a la moneda universal.

Estas posibilidades de negocio son aprovechadas por diferentes sectores y hasta empresas especializadas, que organizan viajes, funcionando como puente entre clínicas e interesados. En este sentido, es importante estar atentos a las referencias, autorizaciones y responsabilidades que ofrecen este tipo de agencias, para asegurarse que trabajan con el respaldo y los conocimientos necesarios para brindar el mejor servicio y asesoramiento a cada paciente.